marea baja

En la obra de la artista y arquitecta Teresa J. Cuevas, materia prima significa luz, paz y equilibrio. Estos elementos primarios confluyen, como reminiscencias del arte oriental, en el respeto y observación de la naturaleza, los colores suaves y la armonía libre de las exigencias de la simetría presente en su lenguaje abstracto, lugar común donde se encuentra en constante búsqueda y diálogo con sus referentes, destacando a Fernando Zóbel, Álvaro Siza y Byung-Chul Han.

La artista inaugura su nuevo estudio con la exposición MAREA BAJA, en la cual cambia su Mediterráneo natal por el Atlántico, océano de adopción. Para ella el agua deja paso a un nuevo protagonista: la arena. “La arena me arropa de manera más cálida y cercana. Representa lo que con el viento o agua acaba sedimentando a los pies de estos acantilados para crear una alfombra que nos embellece la llegada al mar, nos facilita un camino, nos hunde y hace conscientes de cada paso. Me resulta un acto de humildad y finitud...”

El título de esta exposición nos invita al paseo, la reflexión y observación de cerca. Teresa nos acerca al ojo el día a día en el que la marea descubre en su totalidad el esplendor de los escondidos acantilados de una manera sencilla y serena: “Me resulta asombroso como la belleza de la naturaleza existe aunque no la observes, y cómo te ensalza el alma cuando te fijas detenidamente en ella”.